Blog gratis
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
 
 
Teatro Cimarron.blog
Blog de albertocurbelo
04 de Marzo, 2019 · Críticas

Camagüey '94

 

Paso a los jóvenes

Por Manuel Villabella

«El oficio del dramaturgo ─según el chileno Marco Antonio de la Parra─ pasa por una fase dolorosa y necesaria crisis».

Todo esto y mucha más asevera el Festival de Teatro  Camagüey ’94 concluido la pasada semana. El teatro de estos días está de manos de los directores, de los directores-autores, realizadores en general del espectáculo. Atrás ha quedado el dramaturgo como ente principal.

La virgen triste (Galiano 108), Antígona (Estudio Teatral) y La paloma negra (Teatro Escambray), los últimos de Villa Clara, fueron las escogidas por el jurado como los premios del Festival en las puestas dirigidas a adultos y Patakín de una Muñeca Negra (Teatro Caribeño), Papito (Teatro de la Villa), ambos de Ciudad de La Habana, y los Chichiricús de la charca (Guiñol de Santiago de Cuba, resultaron ganadores en la especialidad de teatro para niños.

Caracterizadas todas por el tono renovador, sintético y experimental que signa el teatro cubano actual ─¿el cubano nada más?─ fluctúan desde el cuestionamiento intercultural (Antígona), la hechura más tradicional en su texto (La paloma negra) hasta un teatro creado por una actriz (La virgen triste) un acercamiento a la poesía de Juana Borrero, escrito por Elizabeth Mena, que requirió cinco meses de investigación y montaje, una interpretación de Vivian Acosta que ya se consolida entre las primeras actrices de nuestra escena.

Las creaciones infantiles se destacan por la ruptura de esquemas y la integralidad. Un ejemplo es Patakín…, en donde el montaje se adecua en escenario abierto, y la trama argumental admite juegos con los niños, improvisación, música, globos, caramelos, selección del folklore afrocubano y un guión de su realizador, Alberto Curbelo, entrelazando dos argumentos, de nuestro José Martí y el dramaturgo español Alfonso Sastre.

Entre estas puestas «se repartieron» prácticamente todos los premios. Vivian Acosta, por un lado, y Roxana Pineda (Antígona) fueron las heroínas del festival.

Desde luego que otras agrupaciones, actores y técnicos estuvieron también reconocidos, y el de la Asociación Hermanos Saíz recayó en la joven Lizoe Álvarez por su ¿Por qué al conejo le crecieron las orejas? con el grupo La Edad de Oro. Único galardón que obtuvimos los camagüeyanos.

En 10 días de funciones diarias concursaron treinta y seis obras (doce para niños y veinticuatro para adultos), presenciadas por unos 10 mil espectadores.

El festival a pesar de la ausencia de obras significativas y notables teatristas, sirvió para mostrar los nuevos rumbos del teatro.

Atrás va quedando, la compañía tradicional y la puesta convencional (llamémosla así), con la irrupción de los jóvenes graduados del ISA y los necesarios «proyectos» para garantizar el espacio que merecen los noveles creadores. Se instala un quehacer teatral académico que, como bien apunta Rosa Ileana Boudet, tiende predominantemente a la hegemonía del proceso creador, con el peligro ─para el espectáculo, se entiende─ de la «minimización de los espectadores», problemática que parece no preocupar mucho a los teatristas actuales.

Camagüey, en cambio, exhibe la misma estructura teatral de hace más de 30 años. El surgimiento de estas necesarias renovaciones no son modas o injertos, sino un proceso dialéctico de transformación ante el cual parece que los creadores aquí no han despertado.

Lo cierto es que preservamos módulos y estructuras tradicionales en comparación con el resto de la Isla ─paradójicamente, ya que organizamos festivales y somos una provincia de profundo arraigo e historia teatral─, nuestra escena está anquilosada y aún espera por el resurgimiento.

En ella confía plenamente el crítico, los experimentos y búsquedas se han advertido en los festivales del monólogo, donde han surgido espontáneamente. En el material creativo y humano de esas fugaces representaciones está el futuro del teatro camagüeyano. Es necesario abrir espacio al talento joven.

  

Periódico Adelante, 18 de junio de 1994

 

Palabras claves , , , ,
publicado por albertocurbelo a las 22:58 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Alberto Curbelo Mezquida

Teatro, literatura, cine, artes plasticas, danza, naturaleza

» Ver perfil


Calendario
Ver mes anterior Julio 2019 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031

Buscador
Blog   Web

Nube de tags  [?]

Secciones
» Inicio

Tópicos
» Acotaciones (6)
» Alberto Curbelo (25)
» BarrioCuento (12)
» Cartas (4)
» Cimarrones (5)
» Críticas (72)
» Distinción Calibán (7)
» Entrevistas (21)
» Eventos (7)
» Libros (2)
» Notas al programa (2)
» Obras de Alberto Curbelo (0)
» Poemas de Alberto Curbelo (18)
» Premio Juan Candela (0)
» Premio Mackandal (1)
» Premios de Teatro Cimarrón (7)
» Puestas en Escena (1)
» Teatro Cimarrón (15)
» Trozos de Vida (2)

Enlaces

FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad