Blog gratis
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
 
 
Teatro Cimarron.blog
Blog de albertocurbelo
06 de Marzo, 2019 · Críticas

Proyecto Cultural Comunitario La Majagua

No son «reyes magos», pero…

Por Mario Hubert Garrido Martínez     

En 82 años, Loynaz Castillo Peña, el poblador más viejo en Derramadero, municipio de Majagua (Ciego de Ávila), no había asistido ni a una sola reunión organizada en la comunidad. Prefería quedarse a solas con su hijo y al cuidado de sus animales. Sin embargo, aquella tarde, aunque apartado del resto, decidió vestir sus mejores galas. Lo vi sonreír con los niños actores y aplaudir de buena gana las décimas de Osmani Carmenate, un repentista natural, quien por las mañanas es operador de maquinaria.

Cuando indagué por los cambios en el batey de la CPA Victoria de Girón, Loynaz, hasta sorprendido por tener un nombre que es apellido de relieve histórico, afirmó que «soy pequeño agricultor, ganadero, y esto que está sucediendo no tiene igual, sobre todo por los niños. Hacía mucha falta. Mire la escuelita misma. Decidí salir a comprobar con mis ojos y me voy feliz».

«A VIAJE»

La frase es popular en la región. Significa algo así como acometer cualquier empresa sin que quede nada por hacer. En su peculiar modo de expresarse, no pocos campesinos de Derramadero definían así la semilla que va sembrando el Proyecto Cultural Comunitario La Majagua, que hace más de dos años dirige el periodista Jorge Rivas, y que abarca, además, a las comunidades de Las Trozas y Limones Palmero, nombre último del consejo popular.

En sus inicios, la visita de un periodista a la escuelita rural, la entrega de medios materiales, donados en su mayoría por instituciones patrocinadoras del programa, como el Ministerio de Cultura, el Instituto Cubano del Libro, la CTC y Trabajadores, y las autoridades locales, se interpretó de manera errónea, algo así como la presencia de «reyes magos» que aparecían cada año, presentaban actividades culturales y después regresaban a la capital.

Aun así, de esas jornadas son memorables los encuentros con el ballet de España, o con colegas de Norteamérica y con otras personalidades del mundo cultural.

Pero el proyecto es algo más. Para entregar magua de verdad, la que nace y brota de un profundo sentido de solidaridad martiana y el cariño por una obra tan sensible, en esta ocasión Rivas se hizo acompañar del grupo Teatro Cimarrón, dirigido por Alberto Curbelo, y de otros asesores del municipio, como María del Carmen Álvarez, especialista en danza.

En esta oportunidad, nada de cómodos moteles. Los artistas convivieron en las propias casas de los campesinos. Allí diseñaron cómo materializar los mejores sueños: remozar la escuela Abel Santamaría, preparar obras de teatro para niños en las que los alumnos de primaria se convirtieron en protagonistas, enriquecer las presentaciones de actores profesionales con las improvisaciones sugerentes del repentista de la comunidad, Osmani Carmenate.

Y qué decir de la casa del Médico de la Familia convertida en sala de ensayo y también escenario para vídeo-debates entre campesinos. Por las noches las viviendas se convertían en acaloradas tribunas para intercambiar criterios y enseñanzas acerca de diferentes culturas, sin que faltara la alegría. Temas como el comportamiento en la sociedad, la lucha contra el hábito de ingerir bebidas alcohólicas y el papel de la familia en la formación de las nuevas generaciones, pasaban de una broma de ocasión a los análisis más serios.

¿EPÍLOGO?

Ahora lo que más preocupa es qué pasará con la partida del grupo. De todas maneras, Rivas se afana en dejar por escrito la manera de darle continuidad al proyecto, en su integridad, y toca a las autoridades locales asumir una responsabilidad consecuente, ya que esta vez el apoyo pudo ser superior.

«Es un tremendo compromiso que debemos asumir todos», dijo Osmani Castillo, de 37 años, uno de los colaboradores más activos del proyecto en la comunidad. Lo que dejan es para siempre, y recordó el desfile del Primer de Mayo, algo inédito en estos parajes, la inauguración del Bosque 60 Aniversario de la CTC, o la siembra de árboles a lo largo de la «calle» principal, en saludo a la firma de la Ley de Reforma Agraria. Y lo más importante, cómo se van transformando los muchachos que antes corrían detrás de los animales, sin otros entretenimientos más sanos como este del teatro o aprender la técnica del maquillaje o hacer títeres, lo cual hasta los hace sentirse más importantes.

De cuando en cuando Osvaldo desvía la vista hacia los ensayos. La alumna de cuarto grado, Zaily Castillo, su hija, hace sus pininos como actriz: es conductora de La Cucarachita Martina, primera pieza teatral montada especialmente con los niños de Derramadero.

 

Periódico Trabajadores, 17 de mayo de 1999

Palabras claves , , , ,
publicado por albertocurbelo a las 22:01 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Alberto Curbelo Mezquida

Teatro, literatura, cine, artes plasticas, danza, naturaleza

» Ver perfil


Calendario
Ver mes anterior Julio 2019 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031

Buscador
Blog   Web

Nube de tags  [?]

Secciones
» Inicio

Tópicos
» Acotaciones (6)
» Alberto Curbelo (25)
» BarrioCuento (12)
» Cartas (4)
» Cimarrones (5)
» Críticas (72)
» Distinción Calibán (7)
» Entrevistas (21)
» Eventos (7)
» Libros (2)
» Notas al programa (2)
» Obras de Alberto Curbelo (0)
» Poemas de Alberto Curbelo (18)
» Premio Juan Candela (0)
» Premio Mackandal (1)
» Premios de Teatro Cimarrón (7)
» Puestas en Escena (1)
» Teatro Cimarrón (15)
» Trozos de Vida (2)

Enlaces

FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad