Blog gratis
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
 
 
Teatro Cimarron.blog
Blog de albertocurbelo
04 de Febrero, 2019 · Entrevistas

Gladiola la Emperatriz

Universo Gay

 

Estreno mundial de «Gladiola la Emperatriz»

 La obra de Eugenio Hernández Espinosa protagonizada por Jesús Julián García aborda los conflictos que acosan a un travesti, víctima de las cegueras machistas e intolerancias de su padre homofóbico.

Por Ariel Alan

 

 «Hay hombres-varones

 y hombres-hembras»

José Martí

 

En el capitalino Café Teatro Bertolt Brecht, la compañía Teatro Cimarrón celebra el 15 aniversario de su constitución con el estreno del drama musical Gladiola La Emperatriz, de Eugenio Hernández Espinosa, Premio Nacional de Teatro 2005, bajo la dirección artística del dramaturgo Alberto Curbelo y con la interpretación del actor y cantante Jesús Julián García. Su puesta en escena cuenta con las coreografías de Isidro Rolando, quien obtuvo el Premio Nacional de Danza.

Fiel a sus concepciones ideo-estéticas, al representar y darle voz a los excluidos por raza o género, Teatro Cimarrón asume el estreno mundial de un texto de Hernández Espinosa en el que por vez primera el afamado dramaturgo de María Antonia y Calixta Comité aborda los conflictos que acosan a un travesti, víctima de las cegueras machistas e intolerancias de su padre homofóbico. A través de su discurso textual ─que repasa situaciones dolorosas, como la UMAP─, los recuerdos familiares, los chispeantes diálogos, el homoerotismo, el juego y las canciones que están en boga en los show de travestis, la puesta de Curbelo invita al público en general a reflexionar sobre aspectos que en el seno familiar mutilan a las personas con una orientación sexual y necesidades diferentes.

A propósito de los festejos de la compañía Teatro Cimarrón y de su relevante estreno, dada la profundidad con que se aborda las complejas circunstancias y miradas que acosan a un travesti, sin los estigmas que muchas veces afloran en otros acercamientos teatrales al tema, conversamos con el actor Jesús Julián García, quien a sus 23 años tiene el difícil reto de encarnar a Gladiola, otro de esos personajes extraordinarios que lega al teatro cubano Eugenio Hernández Espinosa, el más importante dramaturgo afrodescendiente de la lengua española.

«No tengo una formación teatral académica. Me gradué de informática, con título de oro, en el Instituto Politécnico Pablo de la Torriente Brau y actualmente estoy el quinto año, en el curso para trabajadores, de la carrera de Ingeniería Informática. Debo mi formación al Taller Permanente de Actuación que mi director, Alberto Curbelo, desarrolla con todos los integrantes de la compañía, escuela de destacados actores cubanos que actualmente trabajan en el extranjero o en otros proyectos escénicos. Estreno Gladiola La Emperatriz después de cinco años de aprendizaje y de asumir múltiples retos en el teatro para niños y jóvenes, en divertimentos para adultos y en la oralidad escénica», comenta García.

«En el 2005. Sin pretenderlo, por casualidad. Porque yo, además de desempeñarme como conductor del programa televisivo Noti-FEEM, hacía teatro en un grupo de aficionados de la Casa de Cultura Municipal de Plaza. Uno de los integrantes del grupo quiso presentarse a una convocatoria de Teatro Cimarrón, que buscaba jóvenes actores para la reposición de Los Caprichos de Bombón, de Dora Alonso, pues el actor Miguel Fonseca había salido de la compañía para cumplir otros compromisos de trabajo en la televisión. Y él me pidió que fuera su contrapartida en una escena que presentaría a la audición. Fui para apoyarlo, sin ninguna otra intención. Llegué con mucho miedo, te lo confieso. Porque una cosa es actuar en un grupo de aficionados y otra presentarse ante el director y el consejo artístico de una compañía profesional. No quería, tampoco, que mi compañero se viera mal por mi culpa. Así que hice lo mejor que pude mi papel. Al finalizar nuestra escena, Curbelo nos pidió que hiciéramos otras improvisaciones, por separado. Nos solicitó también que cantáramos y bailáramos. Así nos tuvo toda la tarde. Improvisando sobre temas y personajes que ya nada tenían que ver con la obra de la Alonso, al menos eso pensaba yo. Se reunió con mi compañero y después conmigo. A él le pidió que montara otras escenas y le sugirió que estudiara el monólogo de Carlos, personaje de María Antonia, de Eugenio Hernández Espinosa, y que volviera a presentarse después. Cuando me llamó a la Dirección, quedé perplejo. Me dijo que estaba aceptado. Le respondí que yo sólo venía de acompañante, que no estaba haciendo la audición. A lo que Curbelo, como si no me hubiera escuchado, repuso: «Mañana comienzas el entrenamiento», agrega.

El comienzo de tu vida profesional está ligado a importantes títulos para niños en Teatro Cimarrón… ¿Qué te motivó, ahora, asumir un personaje para adultos?

«Durante estos quince años en que ha tenido como cuartel general el desvanecido cine Edison, en el Cerro, el quehacer escénico de Teatro Cimarrón se fundamenta en la comunidad para la que trabaja, redefiniendo no únicamente su repertorio a partir de las necesidades de sus espectadores; sino rediseñando las relaciones entre la escena y el público, entre el actor y el espectador. Y al trabajar para toda la comunidad, nuestro repertorio tiene que dirigirse al niño, al joven, al adulto y también al espectador más olvidado, al anciano. Es por eso que he tenido que transitar de un género a otro, de una manifestación a otra. Ya había hecho cuentos para adultos, cortos monólogos que fueron preparando el camino para Gladiola La Emperatriz. No es que ahora me motive el teatro para adultos, porque siempre lo hice en el grupo de aficionados al que pertenecía. Es que sólo ahora, después de cinco años sobre el escenario, he alcanzado cierta madurez profesional para intentarlo. Porque es un monólogo que aborda, como no había leído en ningún otro texto dramático cubano, las complejidades de la vida de un travesti, su pensamiento ─y esto es muy importante, porque se trata de un personaje culto, que ha estudiado y tiene dotes para el canto─, sus sentimientos y anhelos. Tenía que estar preparado para asumirlo, histriónicamente digo, no sólo porque tenga que cantar en vivo y bailar… ¡Uf…! Fue muy importante que anteriormente interpretara el cuento Como dos gotas de agua, de Alberto Guerra Naranjo, que narra la experiencia traumática de una familia en la que el padre y el hijo menor se han ido del país como balseros. Un cuento desgarrador, que no me gusta interpretarlo mucho porque me afecta considerablemente. Con su representación obtuve el premio del Festival Internacional de Oralidad Escénica BarrioCuento ─mi primer premio profesional─, el premio para adultos del Festival Nacional de Oralidad Escénica IslaCuento, en la Isla de la Juventud, y el premio en igual categoría del Festival Nacional de Oralidad Escénica Cumanayagua Cuenta, en el Escambray cienfueguero, evento este último donde además obtuve el Gran Premio por el conjunto de mi obra presentada, que incluyó la fábula para niños Al camaleón se le sale la envidia, de Miguel Barnet, y Las mil y una noche isleñas, de Alberto Curbelo, un espectáculo para adultos, muy divertido, también multipremiado en actuación y puesta en escena, y para el que tuve que aprenderme, incluso, los bailes folklóricos de cada isla de Canarias. Lo estrenamos con mucho éxito en la propia Asociación Canaria Leonor Pérez, que colaboró con su asesoría, porque Curbelo es miembro de la asociación, al ser nieto de canarios; pero lo hemos presentado a todo lo largo y ancho de la Isla, hasta en un escenario tan inmenso como el Teatro Terry, de Cienfuegos. A partir de los chistes y anécdotas sobre los isleños, nuestro director elaboró el guión de la puesta, integrando cuentos que se enlazan con las canciones y bailes de la procedencia de sus personajes. Creo que es la primera vez que en el teatro profesional se llevan a escena estas tradiciones, que muestran la diversidad cultural de Canarias.

«Entre otros espectáculos que me fueron preparando para asumir a Gladiola no puedo dejar de mencionar a Lola, la comedianta, de Federico García Lorca, en el que encarno al Calesero de Lola y con el que hicimos una gira con la Cruzada Teatral Guantánamo-Baracoa. Se concibió el montaje como un esperpento y se amplió el texto, porque era muy corto, con bocadillos de otras obras de Lorca. Por la gracia de las situaciones, pensamos que podía ser bien recibido en espacios como los secaderos de café, donde podríamos montar el retablo y propiciar los continuos cambios de vestuarios de Lola (que lo hace un hombre, ya que no se cambió ni una palabra del texto pero se actualizó el contexto en que ocurre la trama, y Lola y su Calesero devinieron en dos «pingueros» que tratan de timar al marqués español.) Verdaderamente nos sorprendió la reacción del público, pues los hombres tiraban los sombreros al suelo y no paraban de reír. Después de la función, yo me cambiaba e interpretaba algunas canciones, como casi siempre hago cuando hay electricidad. El público no me reconocía. Era increíble. Incluso se negaban a dar crédito que yo era el mismo actor que anteriormente había interpretado al Calesero».

En Gladiola… te asumes como un travesti… Incluso, hay quienes se preguntan si eres o no un transformista. ¿Te preocupa, profesionalmente, que pueda limitarte con otros tipos de personajes?

«En absoluto. Más bien me siento complacido, porque he logrado uno de los objetivos del personaje, su imagen interna y externa. Además de la caracterización que buscamos con el director, contribuyó notablemente la estilista y transformista América, con un trabajo excelente, a pesar de que en la puesta está concebido que el personaje se despoje todo cuanto pueda impedir la verdadera naturaleza de su conflicto. No queríamos darle vida a un vestido sino a un ser de carne y hueso, contradictorio, con ideas en las que podemos estar o no de acuerdo, pero que de ninguna manera podemos quedar indiferentes ante su situación. Su infelicidad pesa tanto como la de cualquier otro marginado.

«Al superar los límites impuestos por la sociedad entre los géneros femenino y masculino, en algunos casos el travestismo revela una tendencia homosexual ─aunque no entraña necesariamente la no identificación de un individuo con su género─, como ocurre con el personaje de Gladiola, cuyo indiscutible conflicto es su homosexualidad y la ruptura que su inclinación sexual le provoca con su padre, en una relación no exenta de crueldad y violencia física y psicológica.

«Voy a defender a Gladiola con toda mi alma y mis recursos actorales. Me siento muy orgulloso de darle vida por primera vez en un escenario. Y aún cuando se apaguen las luces para ella, permanecerá en mí. Es el más importante papel de mi carrera artística. Y no todos los días uno cuenta con un personaje con la dimensión humana de Gladiola, con el nivel que sólo una pluma como la de Hernández Espinosa puede alcanzar. Yo no he vivido la experiencia de Gladiola, porque soy muy joven y pertenezco a otra generación, que ha crecido en una cultura de igualdad y respeto, con una institución como el CENESEX y una Mariela Castro a la cabeza; pero en el escenario soy Gladiola La Emperatriz. Como dice mi director: «El respeto a la diversidad es la paz».

Con la colaboración del CENESEX, la asesoría musical del maestro Jorge Garciaporrúa, una banda sonora y diseño escénico del propio Curbelo, el maquillaje de la estilista América, el diseño de luces de Marvin Jacques, así como la escenografía del joven artista de la plástica Jorge Martínez Camilleri, Gladiola La emperatriz hace sus mil y una confesiones en el Café Teatro Bertolt Brecht durante todo el mes de septiembre en los horarios habituales de la prestigiosa institución del Línea e I, El Vedado, los viernes y sábados, a las 8:30 p.m., y los domingos a las 5: 00 p.m.

 

 

20-09-2010

Palabras claves , , , , , , , ,
publicado por albertocurbelo a las 17:06 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Alberto Curbelo Mezquida

Teatro, literatura, cine, artes plasticas, danza, naturaleza

» Ver perfil


Calendario
Ver mes anterior Diciembre 2019 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031

Buscador
Blog   Web

Nube de tags  [?]

Secciones
» Inicio

Tópicos
» Acotaciones (7)
» Alberto Curbelo (25)
» BarrioCuento (12)
» Cartas (4)
» Cimarrones (5)
» Críticas (72)
» Distinción Calibán (7)
» Entrevistas (21)
» Eventos (7)
» Libros (2)
» Notas al programa (2)
» Obras de Alberto Curbelo (0)
» Poemas de Alberto Curbelo (18)
» Premio Juan Candela (0)
» Premio Mackandal (1)
» Premios de Teatro Cimarrón (7)
» Puestas en Escena (1)
» Teatro Cimarrón (16)
» Trozos de Vida (2)

Enlaces

FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad